recibe ofertas, noticias y mucho más

Qué es la Celulitis, tipos y como tratarla…

Posted on

celulitis

La edematose-fibrosclerotica panniculopatia, popularmente conocida como celulitis, es un trastorno que afecta a la piel y a los tejidos subcutáneos. Consiste en la acumulación de tejido adiposo, que forma nódulos de grasa, agua y toxinas, localizándose preferentemente a nivel de la mitad inferior del cuerpo (glúteos, caderas, muslos). Puede presentarse de manera aislada o asociada a sobrepeso.

La piel está compuesta por tres capas de grasa, y la celulitis se desarrolla en la capa más superficial, que se denomina hipodermis. En ella se produce una alteración de la circulación que origina un aumento de las células adiposas, con el consiguiente crecimiento del tejido graso y el engrosamiento de las paredes laterales, que forman una especie de hoyuelos.

Se estima que un 90% de las mujeres padecen celulitis. La diferencia entre hombres y mujeres se basa en que las mujeres son capaces de almacenar mayor cantidad de grasa porque esta se organiza en cámaras verticales, mientras que en el caso de los hombres la grasa se distribuye en unidades pequeñas y diagonales, de manera que no pueden acumular tanta grasa, lo que evita la formación de celulitis (aunque también se dan casos de hombres que la tienen).

En ciertas épocas de la vida de una mujer existe mayor propensión a desarrollar celulitis. Estas son la pubertad, el embarazo y la premenopausia. También hay una predisposición racial, ya que las mujeres asiáticas casi nunca la padecen.

Por el contrario, durante el período de lactancia maternase favorece la desaparición de la celulitis, e incluso se previene su aparición.

Tipos de celulitis por grados

Existen diferentes grados de celulitis, lo que se aprecia con facilidad al pellizcar las zonas en las que suele predominar la celulitis, ya que al hacerlo se puede observar que el tipo de lesión varía desde pequeñas irregularidades en la piel en forma de hoyuelos, hasta zonas de la piel con una gran hinchazón que, además, resultan dolorosas al ejercer presión sobre ellas.

La celulitis comienza por ser lo que se denomina celulitis edematosa, que se suele localizar en las piernas. No es una celulitis dolorosa ni se asocia a flacidez, y se caracteriza por una retención de líquidos y por presentar piel de naranja, que se observa al comprimir la piel, ya que a simple vista no es posible percibirlo. Este tipo de celulitis la padecen sobre todo las mujeres adolescentes.

La celulitis blanda es frecuente en personas sedentarias, cuya actividad física es nula. También es posible encontrarla en personas que realizaron alguna actividad física en el pasado y posteriormente la dejaron. También es habitual que aparezca en aquellas personas que han variado su peso en un breve periodo de tiempo.

El tipo más grave de celulitis es la celulitis dura, que se caracteriza por la presencia de un tejido muy fibroso que rodea a máculas de grasa de diversos tamaños. Suele ser dolorosa y se asocia sobre todo con una alimentación deficiente (con pocos nutrientes) y una piel poco oxigenada.

Las causas de la celulitis son multifactoriales. Entre ellas se pueden citar el abuso de tabaco, el consumo de alcohol y café, una mala alimentación, el exceso de peso, y la falta de ejercicio, como detonantes para el inicio de la celulitis.

Para tratar la celulitis es importante tener una buena alimentación y realizar ejercicio, además de seguir los consejos que detallamos en el apartado de prevención.

Es preciso llevar una dieta saludable, baja en grasas, e ingerir abundantes líquidos. La sal se debe tomar con moderación, al igual que es aconsejable evitar los embutidos y pescados salados, e incluir en la dieta frutas y condimentos naturales (limón, ajo, perejil, hierbas aromáticas). Además, para evitar grandes empachos es conveniente consumir alimentos que sacien y resulten beneficiosos para el organismo, como el tomate, el repollo, la lechuga, las naranjas y limones, los huevos cocidos, los guisantes, las judías verdes, los espárragos, las setas y los mejillones.

Manteniendo hábitos saludables es más difícil desarrollar celulitis. Estas medidas preventivas son: